Ahora en Nicaragua, minera canadiense causa contaminación y afectaciones a familias

Mina La Libertad, en Chontales, Nicaragua. Foto: Grupo Santa Fe

La empresa minera DESMINIC. S.A. dirigida por la canadiense B2Gold en el departamento de Chontales, Nicaragua, está perjudicando la salud de familias en la comarca “El espejo”, del municipio La Libertad, tras iniciar trabajos de explotación en un predio ubicado justo a unos metros del asentamiento de la pequeña población.

Desde hace más de 40 días, José Antonio Arana Rodríguez, habitante del lugar, denunció que la minera realiza labores de excavación con maquinaria pesada de forma ininterrumpida día y noche, llenando el ambiente de polvo y gases que se liberan de tierras profundas a raíz de las excavaciones, por lo que la salud de las familias que viven ahí (incluidos niños) se ve severamente afectada.

A través de una carta que envió a las autoridades nacionales y a la propia administración de la empresa minera, Arana Rodríguez explicó que los daños se generan principalmente por el polvo que cubre sus alimentos, el ruido ininterrumpido que evita el descanso a la hora de dormir, las vibraciones generadas por la maquinaria pesada y los gases que se liberan en el aire cuando se realizan excavaciones profundas.

Explicó además que una niña, miembro de una de las familias asentadas en la zona, comienza a mostrar afectaciones en su salud tras sufrir de diarreas por respirar el polvo que inunda el aire del predio.

Aranda Rodríguez sostuvo que ya ha intentado el acercamiento con Carlos Barberena, Gerente Administrativo de la empresa B2Gold, sin embargo, no ha obtenido respuesta.

Otros casos de contaminación por parte de la canadiense B2Gold

Cabe mencionar que el en el 2009, un proyecto minero denominado La Libertad, ubicado en el centro-norte del país, de la empresa DESMINIC S.A, fue adquirido por la misma transnacional B2Gold, la cual han mantenido su comportamiento como una de las principales contaminadoras del medio en sus zonas de influencia.

Inclusive, en ese mismo año, las autoridades competentes procedieron a demandar a la empresa por la vía administrativa, luego de que se le solicitó al Centro Humboldt y al Centro de Investigación de los Recursos Acuáticos (CIRA-UNAN) que realizaran análisis de sedimentos en el río Mico, encontrando altas concentraciones de plomo, hierro y zinc.

Finalmente, el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales de Nicaragua (Marena), emitió una resolución para la toma de medidas cautelares y de mitigación de daños ambientales, a lo cual no se le dio seguimiento, de acuerdo al portal periodístico América Latina en Movimiento.

Actualmente, el gobierno nicaragüense tiene concesionado para la actividad minera un total de 58,949 hectáreas, que se traducen en un 38% de la superficie disponible del país, según los datos del Centro Humboldt, dedicado a promover el desarrollo territorial mediante la gestión sostenible del Medio Ambiente y los recursos naturales en Nicaragua.

Acerca de Redacción 160 Articles
El proyecto Ojalá Prensa Libre es la suma de esfuerzos de activistas, estudiantes, profesionistas, ciudadanas y ciudadanos que creemos que otra realidad más justa es posible.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*